Mr. Roberto Gutierrez-Navarro

AÑO EN FORMACIÓN

Año Pastoral Iglesia de San Timoteo

PARROQUIA INICIAL

condado de Orange

CUMPLEAÑOS

11 de marzo

SEMINARIO

Seminario Hispano

LUGAR FAVORITO PARA VISITAR

Österreich, Innisbrook

CANTANTE FAVORITO

Martin Garrix

SANTO FAVORITO

San Francisco

ANTECEDENTES

Nací en Uruapan Michoacan México el 11/03/1988 donde crecí. Después de terminar mis estudios religiosos, Filosofía y Teología fui a la Universidad de los Maristas en la Ciudad de México donde terminé algunos estudios civiles hasta obtener una maestría como ingeniero. Tengo dos hermanas menores, Domenica y Lorelay, que es abogada. Mi padre es Carlos Navarro que es médico y mi madre María del Carmen que es ama de llaves.

¿Cuáles son algunos de los factores que llevaron a su decisión de ingresar al seminario y discernir la cuestión de la vocación al sacerdocio?

Cuando tenía 17 años fui a misiones en una zona rural muy pobre en el estado de Michoacán. Después de esta experiencia, un amigo mío que es sacerdote me animó a descubrir mi vocación más que mi profesión. Me dijo que vio algunos indicadores de vocación al sacerdocio. Yo también estaba interesado en eso.

¿Quiénes son algunas de las personas que influyeron en su decisión de ingresar al seminario? ¿Qué es lo que les ayudó?

Los sacerdotes más influyentes y los testimonios al respecto son los de: P. Guty, SJ Padre. Luigi, y el P. Gustavo.

Padre Agustín Patiño fue mi primer amigo sacerdote. Es muy encantador y popular entre la generación joven. Fue el primer sacerdote que me inspiró a ser como él, un sacerdote muy alegre.
SJ. Padre Luigi Cosio, quien fue mi director espiritual, realmente me inspiró a amar el sacramento de la confesión, la meditación y la oración.
Padre Gustavo Figueroa me dio un maravilloso testimonio de construir comunidad con su equipo. Era rector del seminario pero siempre hizo todo el trabajo normal que tiene que hacer todo seminarista.

Describe el momento en que supiste que querías dar los siguientes pasos para convertirte en sacerdote.

Cada día me siento invitado a seguir los pasos de Jesús hacia el misterio de la salvación (vendar a los quebrantados de corazón, proclamar libertad a los cautivos y liberación de las tinieblas a los prisioneros) porque compartió este deseo de construir el Reino de los cielos.